Beneficios de la hidroterapia en el Daño Cerebral Adquirido

 

La hidroterapia, es considerada una disciplina que utiliza el agua como elemento terapéutico muy útil a la hora de minimizar el tiempo del tratamiento rehabilitador, que ofrece beneficios a los pacientes.

El agua, y sus propiedades, hacen de este tratamiento una gran base para trabajar con cuadros agudos y crónicos, que provienen de enfermedades neurológicas, traumatológicas, reumatológicas, etc.

Es un método que ofrece mejoras físicas, y además influye de forma beneficiosa a nivel cognitivo, mejorando el estado anímico, favoreciendo la relajación, y por tanto el sueño, generando una mejor concentración en la realización de las actividades de la vida diaria de la persona.

Utiliza las propiedades del agua, tanto dinámicas como térmicas, con un fin terapéutico, aplicable en las personas que presentan patologías de causa neurológica (Parkinson, Esclerosis Múltiple, Traumatismo Craneoencefálico o que hayan sufrido un Accidente Cerebro vascular)

Llevar a cabo una sesión de tratamiento rehabilitador en el medio acuático, permite trabajar con el peso del cuerpo del paciente con mayor facilidad, posibilitando que los movimientos que se realizan sean más lentos, y se aumente por tanto el tiempo de respuesta, lo que genera en la persona mayor percepción de la acción que se realiza, proporcionando su participación activa en la rehabilitación.

Dadas sus cualidades y beneficios, se considera la hidroterapia un complemento terapéutico en la rehabilitación de personas que padecen una patología neurológica, obteniendo resultados que, sin ella, se alcanzarían de una forma más tardía, y con mayor dificultad, tales como:

  • Mayor estabilidad de tronco y pelvis, que mejora del equilibrio y la coordinación en bipedestación. Postura en la cual se realizan gran parte de las actividades de la vida diaria.
  • Incremento de la capacidad de realizar movimientos de forma independiente.
  • Permite la posibilidad de realizar cambios posturales, necesarios para las transferencias durante las distintas actividades de la vida diaria de la persona.
  • Integración de la parte del cuerpo afectada por la lesión, en la realización de diferentes tareas.

Andrea Sánchez Álvarez. Terapeuta Ocupacional en NeuroRedacer. Nº col. 33/133

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *