¿Qué es mejor hacer la terapia en casa o acudir a la clínica?

Hoy en día cada vez es más común en el mundo de la rehabilitación que los pacientes demanden terapia a domicilio.

Esto sucede en muchas ocasiones por la imposibilidad que tienen algunas personas de desplazarse hasta el centro de rehabilitación, debido a las limitaciones que se presentan en el caso de padecer una enfermedad neurológica. Dichas limitaciones suelen ser: la movilidad reducida que dificulta el desplazamiento o la necesidad de ser acompañados hasta el centro por sus familiares.

En otras ocasiones el motivo es la falta de tiempo, la comodidad del propio paciente o evitar imprevistos que pudieran surgir y obligarles a anular la cita. Existen varios beneficios de recibir terapia a domicilio, considerando lo más importante que el paciente se encuentra en su entorno, siendo éste donde pasa la mayor parte de su tiempo.

Por tanto, conocer su ámbito social y personal, da información de los problemas surgidos en sus actividades diarias, siendo un sitio idóneo para ayudarle a desenvolverse y manejarse de la manera más funcional posible.  Además, podrá estar más tranquilo, concentrado y receptivo para participar activamente en la terapia; este entorno les suele proporcionar seguridad y confianza, encontrándose más cómodos. Algunos pacientes indican también que la terapia en su hogar les aporta intimidad con respecto a sus enfermedades y limitaciones, y sienten un trato más cercano.

Sin embargo, no hay que olvidar los beneficios que proporciona el acudir a la clínica, dado que, en ésta, disponemos de todas las herramientas necesarias para el transcurso de la sesión, útil en el caso de tener que modificarla si fuera necesario. Además, contamos con la ventaja de poseer un material más adecuado y ergonómico, que puede ser necesario para reforzar el tratamiento, como las camillas regulables, el bipedestador, arnés para soporte de peso, etc.

Es importante saber que constamos con el respaldo de otros compañeros del mismo u otros campos, los cuales pueden servirnos de apoyo si precisamos de ayuda ante alguna circunstancia o dificultad. Acudir al centro de terapia, es una gran motivación para los pacientes que se encuentran anclados en casa y con el ánimo bajo. El hecho de salir, conocer gente (con las mismas o similares dificultades) y realizar otras actividades puede reforzar su estado de ánimo y estimular su condición física y/o social.

Silvia Roncero González. Fisioterapeuta en NeuroRedacer.

 

 

Alimentos de riesgo y recomendaciones en la disfagia

Cuando nos encontramos ante una disfagia hay ciertos alimentos de riesgo que se deben evitar:

  • Las dobles texturas: mezcla de líquido y sólido. Sopas con pasta, verduras, carne o pescado; leche con cereales o muesli; yogures con trozos.
  • Los alimentos pegajosos: Bollería, chocolate, la miel, caramelos masticables, plátano, el pan.
  • Los alimentos resbaladizos que se dispersan en la boca: Guisantes, arroz, legumbres enteras, pasta.
  • Los alimentos que desprenden agua al morderse: melón, sandía, naranja, pera de agua.
  • Los alimentos que se funden de sólido a líquido en la boca: Helados o gelatinas de baja estabilidad.
  • Los alimentos fibrosos: carne, piña, lechuga, apio, espárragos.
  • Los alimentos no homogéneos: Pieles, grumos, huesecitos, tendones y cartílagos; pescados con espinas.
  • Los alimentos con pieles y semillas: frutas y vegetales que incluyen piel y/o semillas: mandarina, uvas, tomate, guisante, soja.
  • Los alimentos crujientes o que se desmenuzan en la boca: tostadas y biscotes, galletas, patatas tipo chips, queso seco, pan y productos similares.
  • Los alimentos duros y secos: pan de cereales, frutos secos.

Recomendaciones:

  • Procurar un ambiente relajado, sin distracciones y sin prisa.
  • Seguir las recomendaciones sobre textura de alimentos, consistencia de los líquidos, alimentos a evitar y adaptación de la medicación.
  • La hidratación es tan importante como la alimentación: debe tomar a diario 1 litro y medio de agua en la consistencia adecuada, equivalente a 8 vasos.
  • Realizar higiene oral al levantarse, después de cada comida y antes de acostarse.
  • No utilizar pajitas ni jeringas. Usar cubiertos del tamaño adecuado y facilitar la autoalimentación con ayuda y supervisión.
  • No hablar mientras se come. Evitar comidas con mucha gente.
  • No dar de beber ni comer si está adormilado o agitado, esperar otro momento más adecuado.
  • La disminución del volumen del alimento y el aumento de la consistencia mejoran la seguridad de la deglución.
  • Comer sentado fuera de la cama a ser posible. Aquellos que se alimentan a través de gastrostomía o sonda nasogástrica deben recibir la nutrición al menos incorporados en la cama.
  • Mantener una postura correcta al comer, lo más incorporado posible, con la espalda apoyada en el respaldo, evitando levantar la cabeza al tragar.
  • Tragar tantas veces como necesite hasta que la boca esté limpia y sin residuos antes de introducir en la boca la siguiente cucharada.
  • En ocasiones se recomiendan ciertas posturas o maniobras deglutorias que deben realizarse durante las comidas y cuando se toman líquidos.
  • No sobrepesar los 30-45 minutos de duración de la comida.
  • Permanecer incorporado al menos 30 minutos después de comer.

 

 

 

Beneficios de la hidroterapia en el Daño Cerebral Adquirido

 

La hidroterapia, es considerada una disciplina que utiliza el agua como elemento terapéutico muy útil a la hora de minimizar el tiempo del tratamiento rehabilitador, que ofrece beneficios a los pacientes.

El agua, y sus propiedades, hacen de este tratamiento una gran base para trabajar con cuadros agudos y crónicos, que provienen de enfermedades neurológicas, traumatológicas, reumatológicas, etc.

Es un método que ofrece mejoras físicas, y además influye de forma beneficiosa a nivel cognitivo, mejorando el estado anímico, favoreciendo la relajación, y por tanto el sueño, generando una mejor concentración en la realización de las actividades de la vida diaria de la persona.

Utiliza las propiedades del agua, tanto dinámicas como térmicas, con un fin terapéutico, aplicable en las personas que presentan patologías de causa neurológica (Parkinson, Esclerosis Múltiple, Traumatismo Craneoencefálico o que hayan sufrido un Accidente Cerebro vascular)

Llevar a cabo una sesión de tratamiento rehabilitador en el medio acuático, permite trabajar con el peso del cuerpo del paciente con mayor facilidad, posibilitando que los movimientos que se realizan sean más lentos, y se aumente por tanto el tiempo de respuesta, lo que genera en la persona mayor percepción de la acción que se realiza, proporcionando su participación activa en la rehabilitación.

Dadas sus cualidades y beneficios, se considera la hidroterapia un complemento terapéutico en la rehabilitación de personas que padecen una patología neurológica, obteniendo resultados que, sin ella, se alcanzarían de una forma más tardía, y con mayor dificultad, tales como:

  • Mayor estabilidad de tronco y pelvis, que mejora del equilibrio y la coordinación en bipedestación. Postura en la cual se realizan gran parte de las actividades de la vida diaria.
  • Incremento de la capacidad de realizar movimientos de forma independiente.
  • Permite la posibilidad de realizar cambios posturales, necesarios para las transferencias durante las distintas actividades de la vida diaria de la persona.
  • Integración de la parte del cuerpo afectada por la lesión, en la realización de diferentes tareas.

Andrea Sánchez Álvarez. Terapeuta Ocupacional en NeuroRedacer. Nº col. 33/133

 

¿Qué es la disfagia?

¿QUÉ ES LA DISFAGIA?

La deglución normal es un proceso fisiológico complejo mediante el cual ingerimos los alimentos y líquidos necesarios para asegurarnos una nutrición e hidratación adecuadas. Este proceso consta de una fase oral para preparar el bolo alimenticio, una fase faríngea para impulsarlo y una fase esofágica de transporte hasta el estómago.

Para ello, debemos coordinar 3 funciones básicas: respirar, hablar y tragar, en las que intervienen más de 40 grupos musculares. Cada día realizamos alrededor de 1.000 degluciones voluntarias y 600 involuntarias, para manejar un volumen total de entre 2 y 3 litros.

Hablamos de disfagia para referirnos a la dificultad para tragar alimentos o bebidas. Puede aparecer por diferentes alteraciones congénitas o adquiridas, como enfermedades neurológicas, tumores, cirugía en cabeza o cuello, también durante la infancia o por causa del envejecimiento.

El problema surge cuando el alimento o bebida:

  • No es empujado al fondo de la boca
  • Se atasca en la garganta y se desvía hacia los pulmones
  • Pasa por la garganta pero no avanza hacia el estómago

¿CÓMO PODEMOS DETECTAR LA DISFAGIA?

POSIBLES CONSECUENCIAS DE LA DISFAGIA

  • Deshidratación ante el miedo a beber
  • Adelgazamiento y malnutrición; se come menos, no se aportan los nutrientes necesarios
  • Infecciones debidas a la aspiración, cuando los alimentos pasan a los pulmones
  • Mayor riesgo a enfermar y menor respuesta a la medicación; ya que al estar peor nutridos, bajan las defensas

¿SABÍAS QUE…?

…puede ser más difícil tragar líquidos que sólidos, ya que se dispersan por la boca y pasan rápidamente por la garganta; es más complicado dirigirlos hacia la vía digestiva, aumentando la probabilidad de que pasen a la vía aérea.

Por eso en ocasiones se añaden espesantes, para obtener otras consistencias.

CONSISTENCIAS:

Consistencia LÍQUIDA: los líquidos finos como agua, infusiones, café, refrescos, etc.

Consistencia NÉCTAR: se añade espesante al líquido y debe quedar como si fuera un zumo de tomate o melocotón. Cuando se vierte cae en forma de hilo continuo

Consistencia MIEL: se añade espesante al líquido y debe quedar como si fuera un puré. Cuando se vierte cae en grumos gruesos

Consistencia PUDIN: se añade espesante al líquido y debe quedar como si fuera una gelatina, cuajada o flan. Conserva la forma al cogerlo con la cuchara