¿Es tan inofensiva una pelotita de goma en la mano de un paciente neurológico?

Anoche estuve pensando que llevo la friolera de más de veinticinco años luchando por desmentir los clichés de la neurorehabilitación, y me pregunto si ya estaremos a punto de conseguirlo cuando llega el familiar de algún paciente y me dice: “le he dado una pelotita de goma para que apriete en la mano, a ver si puede moverla y ganar fuerza”. A lo que me veo obligada a responder con un NO rotundo.

Explicaré por qué:

Las personas que han sufrido un ictus, en la fase aguda, tienen hipotonía (es decir, poco tono en su lado afectado, incluido el Miembro Superior y la mano).

Así que normalmente encontramos un hombro hipotónico o incluso descolgado, con los ligamentos elongados y un brazo y una mano también caídos. Pero ésta fase puede ser corta, y a continuación empiezan los músculos flexores a activarse demasiado. Así va produciéndose la espasticidad. Y si encima le damos la dichosa pelotita de goma, vamos a activar el reflejo de prensión y todo el patrón flexor del Miembro Superior.

A lo mejor así conseguimos que cierre la mano, pero luego no podrá abrirla ni realizar ningún movimiento selectivo en ella.

El Sistema Reticular es el que hace la fuerza flexora, pero si lo estimulamos demasiado anulamos al Sistema Cortico-Espinal que es quien realiza los movimientos selectivos de la mano. Y nos da la posibilidad de una manipulación normal (coger y soltar objetos, etc.)

Si queremos que nuestro familiar tenga la posibilidad de llegar a mover la mano hay que actuar lo más pronto posible, para recuperar el tono del tronco y hombro, y de ésta manera empezar a tratar el Miembro Superior.

Para recuperar el Miembro Superior primero tenemos que conseguir el patrón de alcance, para luego poder ir a los movimientos selectivos de la mano y de los dedos.

No olvidemos que los movimientos selectivos de la mano junto con el lenguaje es lo más evolucionado del hombre, y por tanto lo más complejo, y cuando se daña el cerebro, también lo primero en perderse.

Así que necesitamos de un buen Neuro Terapeuta especializado y con experiencia, para llevar a cabo éste proceso tan complejo. E ir viendo las posibilidades que tiene cada persona de mejorar.

Como conclusión:

Si alguien no profesional te dice “coge una pelotita” contéstale: “no, gracias”, eso está muy anticuado. Y si es un profesional quien te lo dice, duda de su especialización.

Todo esto es aplicable no sólo al Ictus sino a otras patologías como la Esclerosis Múltiple, Párkinson y ELA entre otras.

 

Carmen Rodríguez Sánchez.

Terapeuta Ocupacional, Terapeuta Bobath y Directora de NeuroRedacer.

 

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Rodríguez, C. (2 de junio de 2018). ¿Es tan inofensiva una pelotita de goma en la mano de un paciente neurológico? [Mensaje en un […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *