¿Qué es la neuropsicología? Importancia en la rehabilitación en daño cerebral adquirido

Si hay una pregunta que aparece a menudo en los centros de rehabilitación, es la siguiente ¿Qué es un neuropsicólogo? La pregunta no tiene una respuesta sencilla, pero es que además viene acompañada de muchas otras: ¿Cómo trabaja?, ¿Qué diferencia hay con un psicólogo?, ¿Ayudaría a un familiar con secuelas de daño cerebral, o trata problemas emocionales?

Bien, pues vamos a resolver algunas dudas sobre la neuropsicología.

La neuropsicología, es la rama de la neurociencia que estudia la relación entre emoción, conducta y el cerebro. Más concretamente tras un daño cerebral adquirido, la neuropsicología es la ciencia encargada de determinar qué funciones cognitivas se han visto afectadas.

Pero, ¿Qué son las funciones cognitivas?

Entendemos como funciones cognitivas las capacidades “superiores” de nuestro cerebro que nos permiten percibir adecuadamente el entorno, prestar atención, recordar hechos, realizar movimiento con las manos, planificar nuestro día a día, razonar, hablar y comprender, etc.

Las funciones cognitivas se dividirían en 6 grandes ramas: Percepción, atención, memoria, praxias lenguaje y funciones ejecutivas.

Esta disciplina ha sufrido un importante desarrollo en los últimos 20 años debido al mayor conocimiento adquirido sobre el funcionamiento del cerebro humano y los avances en los procesos de rehabilitación del daño cerebral adquirido.

Y, ¿En qué se diferencia un neuropsicólogo de un psicólogo?

La psicología es la rama de la ciencia que se encarga de estudiar la conducta de las personas. El psicólogo trabaja sobre las áreas emocionales y las conductas problemáticas que puedan aparecer en las personas y que les hagan tener peor calidad de vida. Aquí encontramos los trastornos obsesivo- compulsivos, la ansiedad, depresión, problemas en la vida diaria, problemas emocionales, autoestima, etc.

El neuropsicólogo por su parte trabaja sobre las funciones cognitivas ya mencionadas, que nos permiten realizar actividades en el día a día.

Sin embargo, si hay un punto de encuentro entre ambas y se encuentra en los problemas emocionales y conductuales que surgen en las personas con daño cerebral adquirido (DCA). Muchas personas que han sufrido un DCA se vuelven irritables, apáticas, generan depresión, impulsividad, etc. Aquí la función tanto del psicólogo como del neuropsicólogo es aportar estrategias tanto a la persona con el daño, como a las familias para mejorar estos síntomas que aparecen y favorecer el proceso de rehabilitación mejorando así la calidad de vida de la persona afectada.

¿Qué hace el neuropsicólogo?

Tras un Ictus, un traumatismo cráneo encefálico o cualquier otro tipo de daño cerebral, se producen un gran número de secuelas. Las más visibles son las motoras: Dificultades en la marcha, el movimiento, permanecer en pie, movilidad de una parte del cuerpo; pero no son tan visibles las cognitivas, como dificultades para concentrarse en una conversación, para recordar lo que se le está diciendo, percibir adecuadamente, etc.

Estos últimos son evaluados por el profesional de la neuropsicología con el objetivo de determinar cuáles de estas funciones están preservadas y cuales se ven afectadas y deben ser rehabilitadas.

Partiendo de esta evaluación, el profesional determina el plan de intervención individual que se debe llevar a cabo en coordinación con otros profesionales como son los fisioterapeutas, logopedas o terapeutas ocupacionales, con el objetivo de recuperar en la medida de lo posible estas funciones.

Además de este ámbito en los últimos años la neuropsicología se ha abierto terreno en diferentes áreas como son la intervención en enfermedades neurodegenerativas como es el Alzheimer o en trastornos graves en salud mental.

Un campo muy destacado es la intervención preventiva en personas mayores que aún sin tener una patología diagnosticada buscan ralentizar el deterioro de la memoria y otras funciones.

La intervención se realiza a través de diferentes softwares de estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica, tareas de lápiz y papel, entrenamiento en estrategias para mejorar la autonomía de la persona, técnicas o ejercicios físicos que mejoren las funciones cognitivas.

¿En qué se fundamenta la rehabilitación neuropsicológica?

Los fundamentos científicos de la rehabilitación neuropsicológica se basan en la plasticidad del sistema nervioso, que puede modificar sus conexiones como fruto de la estimulación de determinadas funciones. La rehabilitación neuropsicológica produciría por tanto modificaciones en el sistema nervioso.

El daño cerebral adquirido produce una lesión, que puede compensarse con la rehabilitación neuropsicológica generando estrategias alternativas y creando conexiones nuevas en el cerebro.

Sin embargo, para lograr la mayor eficacia terapéutica, es muy importante empezar cuanto antes la rehabilitación neuropsicológica.

¿Quién puede beneficiarse de sesiones de rehabilitación neuropsicológica?

Realmente cualquier persona con problemas de memoria, atención, lenguaje, capacidad de razonamiento, planificación, percepción, etc, son personas que podrían acudir al neuropsicólogo a realizar una valoración y tener un diagnóstico sobre qué está sucediendo en su cerebro.

Sin embargo, las áreas más importantes en las que trabajan los neuropsicólogos son el daño cerebral adquirido (ictus, traumatismos craneoencefálicos, tumores, anoxias, etc), esclerosis múltiple, Parkinson, encefalopatías, Alzheimer y otras demencias.

Además de esto, cada vez cobra más importancia la intervención en personas que presentan un deterioro cognitivo leve que está afectando a su funcionamiento cognitivo. Por ello personas con problemas de memoria acuden cada día más a realizar una intervención neuropsicológica y ralentizar o detener así el deterioro ya iniciado en esta función.

¿Qué hace el neuropsicólogo en un centro de rehabilitación de daño neurológico?

La función del neuropsicólogo en este tipo de centros es la de rehabilitar las funciones cognitivas e intervenir y enseñar estrategias a los familiares para continuar en casa la rehabilitación. Además de esto el neuropsicólogo forma parte de un equipo transdisciplinar y por tanto sirve de apoyo al resto de profesionales del centro (fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales o logopedas) para entre todos conseguir la máxima recuperación posible de la persona afectada y mejorar su autonomía y calidad de vida.

Cristóbal Pereira Abello (Neuropsicólogo en NeuroRedacer)

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *