¿Qué es mejor hacer la terapia en casa o acudir a la clínica?

Hoy en día cada vez es más común en el mundo de la rehabilitación que los pacientes demanden terapia a domicilio.

Esto sucede en muchas ocasiones por la imposibilidad que tienen algunas personas de desplazarse hasta el centro de rehabilitación, debido a las limitaciones que se presentan en el caso de padecer una enfermedad neurológica. Dichas limitaciones suelen ser: la movilidad reducida que dificulta el desplazamiento o la necesidad de ser acompañados hasta el centro por sus familiares.

En otras ocasiones el motivo es la falta de tiempo, la comodidad del propio paciente o evitar imprevistos que pudieran surgir y obligarles a anular la cita. Existen varios beneficios de recibir terapia a domicilio, considerando lo más importante que el paciente se encuentra en su entorno, siendo éste donde pasa la mayor parte de su tiempo.

Por tanto, conocer su ámbito social y personal, da información de los problemas surgidos en sus actividades diarias, siendo un sitio idóneo para ayudarle a desenvolverse y manejarse de la manera más funcional posible.  Además, podrá estar más tranquilo, concentrado y receptivo para participar activamente en la terapia; este entorno les suele proporcionar seguridad y confianza, encontrándose más cómodos. Algunos pacientes indican también que la terapia en su hogar les aporta intimidad con respecto a sus enfermedades y limitaciones, y sienten un trato más cercano.

Sin embargo, no hay que olvidar los beneficios que proporciona el acudir a la clínica, dado que, en ésta, disponemos de todas las herramientas necesarias para el transcurso de la sesión, útil en el caso de tener que modificarla si fuera necesario. Además, contamos con la ventaja de poseer un material más adecuado y ergonómico, que puede ser necesario para reforzar el tratamiento, como las camillas regulables, el bipedestador, arnés para soporte de peso, etc.

Es importante saber que constamos con el respaldo de otros compañeros del mismo u otros campos, los cuales pueden servirnos de apoyo si precisamos de ayuda ante alguna circunstancia o dificultad. Acudir al centro de terapia, es una gran motivación para los pacientes que se encuentran anclados en casa y con el ánimo bajo. El hecho de salir, conocer gente (con las mismas o similares dificultades) y realizar otras actividades puede reforzar su estado de ánimo y estimular su condición física y/o social.

Silvia Roncero González. Fisioterapeuta en NeuroRedacer.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *